fbpx

Ennio Morricone ya es un santo en Roma.

Si se hubiera mudado a Los Ángeles, si le hubiese hecho el juego a la industria de Hollywood, Ennio Morricone hubiera sido una superestrella a la altura de John Williams, Jerry Goldsmith o Hans Zimmer. Pero el difunto compositor había nacido en Roma, en Roma vivió toda su vida y ahí desempeñó esa frenética actividad que le llevó a poner música a 500 filmes, entre ellos las obras maestras del también romanaccio Sergio Leone. Justo es, entonces, que la Ciudad Eterna le haya rendido un homenaje tan bonito como este.

Sosteniendo el Oscar que ganó por Los 8 más odiados, en esa postura de guardar silencio que se viralizó poco después de su muerte, con una aureola de santo y una chaqueta hecha con los pósters de los filmes para los que trabajó: así es como el artista Harry Greb ha retratado a Morricone para este mural. Un mural que puede encontrarse en el Trastevere, el popular barrio romano donde nació el músico y que forma parte de una serie en la que Greb ha pintado a Anna Magnani, Alberto Sordi y otros romanos ilustres de cine.

Así pues, el compositor de El bueno, el malo y el feo, El pájaro de las plumas de cristal, Días del cielo, El clan de los sicilianos y tantísimas otras tiene ya un homenaje a su altura en la ciudad de la que nunca quiso mudarse. Y en la cual su música, recordemos, sonó de forma impresionante durante los días más graves de la crisis del coronavirus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.