fbpx

Alyssa Milano comparte su experiencia enferma de COVID-19.

“Nunca había estado así de enferma”, ha escrito Alyssa Milano en su última publicación de Instagram. En ella, la actriz de series como Charmed o Melrose Place aparece con un respirador en la cara. “Esta soy yo el 2 de abril, después de pasar dos semanas enferma”.

“Me dolía todo el cuerpo. Perdí el olfato. Sentía como si un elefante se estuviera sentando encima de mi pecho. No podía respirar. Vomitaba todo lo que comía. Perdí más de cuatro kilos en dos semanas. Me sentía desorientada. Tenía fiebre leve. Y el dolor de cabeza era horrible. Básicamente, tenía todos los síntomas de COVID”, enumera Alyssa Milano, de 47 años, su terrible experiencia sobre la enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2.

Según cuenta la actriz, se contagió de COVID-19 el pasado mes de abril, pero no fue consciente del significado de esos síntomas hasta que recibió los resultados de un test de anticuerpos. Con anterioridad, se había hecho dos tests CPR; tomó los dos a finales de marzo, y ambos salieron negativos. Incluso se hizo uno de anticuerpos (“el del pinchazo en el dedo”) cuando empezó a sentirse mejor, pero también fue negativo.

“Después de pasar los últimos cuatro meses con síntomas como vértigo, desarreglos estomacales, menstruación irregular, palpitaciones en el corazón, dificultad para respirar, cero memoria a corto plazo y malestar general, me hice un nuevo test de anticuerpos; pero esta vez, con extracción de sangre, no el simple pinchazo en el dedo”, continúa explicando la actriz.

“Y ahora sale POSITIVO. Tuve COVID-19”. Alyssa Milano quiere llamar así la atención sobre la fiabilidad de los tests, que no siempre es definitiva.

Al igual que otras actrices populares en IG y afectadas por la COVID, como Anna Camp, Milano también ha querido concienciar a sus seguidores sobre la realidad de una enfermedad que ya ha causado la muerte de más de 700 mil personas en el planeta; 160 mil de ellas fallecidas en EE UU, donde se reportan casi 5 millones de casos confirmados.

“Creía que me moría. Sentía que me estaba muriendo”, concluye la actriz. “Voy a donar mi plasma sanguíneo con la experiencia de salvar vidas”, afirma, en la línea de lo que también hizo Bryan Cranston tras superar la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.