fbpx

Yalitza Aparicio culpa a los medios de comunicación del racismo en México.

El racismo en México es una realidad que ha querido negarse por demasiado tiempo, y ahora que las protestas contra el racismo en Estados Unidos están llamando la atención del mundo entero, parece el mejor momento para ahondar en el tema que, por ignorancia o comodidad, se prefiere dejar a un lado. Ahora fue la actriz oaxaqueña Yalitza Aparicio quien dio una lección importante al respecto.

Aparicio originalmente era una maestra de origen indígena nacida en Tlaxiaco, una ciudad de Oaxaca; a los 24 años tuvo la oportunidad de participar en Roma, largometraje de Alfonso Cuarón, y su innegable talento nato la volvió el centro de atención; en su debut como actriz fue nominada al Óscar, lo cual fue motivo de orgullo para muchos mexicanos pero también fue cuando el país mostró su peor faceta.

Insultos dirigidos a Aparicio como «pinche india» no aparecieron de forma aislada en redes sociales, llegaron incluso a ser dichos por actores y actrices de México que sentían una gran envidia y, sobre todo, un desprecio infinito porque una mujer indígena, alejada de los cánones de belleza más tradicionales en Occidente, se convirtiera en estrella de la noche a la mañana.

No hay duda de que México es un país racista y clasista, a veces los privilegiados quieren disfrazar su racismo/clasismo haciéndose pasar por guardianes del buen gusto estético. Muchos comentan que Aparicio no actuó en Roma porque ella ya era una sirvienta (aunque realmente era maestra), y que no tiene la preparación necesaria para ser considerada actriz. Parte de este fenómeno deriva de la imagen de belleza y éxito que se nos implanta desde chicos a través de los medios de comunicación. Incluso en el extranjero la imagen que se recibe de México a través de los medios suele ser la más privilegiada, personas blancas y atractivas, así lo declaró la protagonista de Roma en el último panel de GQ México y Latinoamérica: No me había tocado algo tan fuerte, donde no me reconocieran como mexicana. Durante todo ese tiempo me sentí con la inquietud de decir que no estaban conociendo todas las caras que existen en México: que solo estaban conociendo una parte. Me tocó pensar en qué estábamos haciendo nosotros como sociedad. Ahí le atribuía mucho la culpa a los medios de comunicación porque yo siendo mexicana y radicando en México, jamás veía personas que se parecieran a mí ni en comerciales, ni en revistas, ni en películas.

Otros casos de racismo que han llamado la atención son los de los actores Tenoch Huerta y Juan Daniel Garcia Treviño. El primero ha estado muy activo en las últimas semanas para hablar del racismo en redes sociales y Aparicio lo citó para luego lamentar cómo en su propio país no recibió el apoyo que esperaba: Además de echarle la culpa a los medios, también se la eché a la sociedad, por no reconocer nuestras características, porque muchos rechazan su apariencia. Creo haber visto un tweet de Tenoch Huerta donde decía que las personas consumen más cremas aclarantes, y creo que esto es porque la gente se quiere parecer a ese estereotipo al que dicen que -si eres similar, eres mejor-: que si eres güero (blanco) eres inteligente o vas a tener más posibilidades económicas o que las personas te van a respetar. En carne propia yo lo vi, cuando me llegaban comentarios como -esa india por qué nos representa- y yo pensaba en lo fuerte que era.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.