Universal y AMC hacen las paces con un acuerdo histórico.

Por si la pandemia del coronavirus no afectara ya lo suficiente a nuestras vidas, estamos viviendo unos meses que podrían cambiar el funcionamiento de la exhibición cinematográfica de cara al futuro. Universal Pictures y el grupo AMC han llegado a un acuerdo histórico sobre las ventanas de distribución en cines de los estrenos del estudio.

Por medio de este pacto, las películas de Universal y Focus Features se verán en las salas de AMC durante 17 días (incluyendo tres fines de semana) después de los cuales el estudio podrá llevar sus títulos a los servicios bajo demanda a coste premium.

Hasta ahora, el plazo habitual defendido por los exhibidores cinematográficos entre la vida de las películas en las salas de cine hasta su lanzamiento en el mercado doméstico era de 90 días.

Los primeros pasos hacia este acuerdo histórico se dieron en abril, después de que Universal decidiera estrenar Trolls 2: Gira mundial directamente en VOD, ante el contexto de la pandemia de COVID-19 que mantiene las salas de cine cerradas y a la población confinada en sus casas. El estudio dio por muy buena la experiencia, con una ‘taquilla doméstica’ de aproximadamente 100 millones de dólares en sus tres primeras semanas.

Después vino el lanzamiento rápido de otros títulos en streaming, como El Hombre Invisible, La Caza y Emma; aunque ya habían pasado por salas, redujeron considerablemente sus respectivas ventanas antes de pasar al circuito VOD. El precio manejado para estos títulos premium fue de 20 dólares por alquiler de visionado.

Universal y AMC no han dado muchos detalles sobre este acuerdo, que por el momento afecta solo a EE UU. “En las próximas semanas, las dos compañías comenzarán a hablar sobre acuerdos de distribución internacional en los países de Europa y Oriente Próximo donde está AMC”, afirman las empresas en un comunicado.

“AMC también participará en estos nuevos ingresos de ‘streaming’”, asegura Adam Aron, el consejero delegado de la compañía.  El grupo, cuyo accionista mayoritario es la multinacional china Wanda, posee más de 8.600 pantallas en EE UU y 2.200 en Europa. Asimismo, AMC absorbió en 2016 al grupo exhibidor UCI, lo cual la convierte en propietario de la cadena española Cinesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *