fbpx

Soderbergh y Streep rodaron película en solo 2 semanas.

Pocos cineastas hay en Hollywood con el afán de reinvención y de afrontar retos como Steven Soderbergh, cuya carrera ha alcanzado en los últimos años unas cotas de imprevisibilidad absolutas. Así, tras dirigirla en The Laudromat: Dinero sucio para Netflix, ha vuelto a recurrir a Meryl Streep de cara a un nuevo y sorprendente film para HBO Max, titulado Let Them All Talk.

¿Y por qué es tan peculiar este proyecto? Porque según ha desvelado parte del equipo a la prensa, se ha rodado sin apenas guion, en un crucero, y durante dos únicas semanas. Meryl Streep es la protagonista junto a Dianne Wiest y Candice Bergen, quienes interpretan a tres viejas amigas que deciden irse de crucero para ponerse al día, estando también Lucas Hedges a bordo como sobrino del personaje de Streep.

Al no contar con guion (más allá de breves descripciones para sus escenas), Let Them All Talk ha tenido que recurrir a las dotes de improvisación de su reparto, en un proyecto de corte experimental que da cuenta de la inquietud de Soderbergh por probar cosas nuevas. “Creo que es un cineasta muy valiente, y su intelecto muy agudo”, contaba Bergen. “Hace todo el trabajo de cámara, así que puedes ver cómo su cerebro funciona detrás de la cámara, sin dejar de pensar. Fue muy interesante. Y muy breve”.

Soderbergh, en efecto, acostumbra a encargarse de la dirección de fotografía de sus películas, labor que en Let Them All Talk ha llevado a otro nivel. “La película se rodó sin equipo más allá del sonido”, rememoraba Wiest por su parte. “Steven llevaba la cámara en una silla de ruedas y se limitaba a rodar. Nada de iluminación, ni de trucos, ni de todas esas cosas que se suelen utilizar en las películas. Todo se reducía a Steven y a su nueva cámara”.

Así, este rodaje “de guerrilla” ha podido concluir en menos de quince días, y Streep confirmaba lo mucho que ha dependido de su capacidad y la de sus compañeras para sacar cada diálogo adelante con lo mínimo. “¿Improvisación? Claro, nos daba una pequeña descripción de la situación, y sabíamos cómo tenía que terminar cada escena. Pero no nos decía cómo podíamos llegar ahí”.

Como único apoyo el reparto contaba con Deborah Eisenberg, que escribió el relato en el que se basa Let Them All Talk y que ha recibido crédito de guionista. Mientras Soderbergh grababa a las actrices, todo era supervisado por Eisenberg tratando de insuflarle algo de coherencia al devenir de la historia (o a aquello en lo que finalmente desemboque este experimento). La idea es que el film se estrene este diciembre, sin ser el único proyecto que Soderbergh tiene apalabrado con HBO Max.

El director de Contagio (convertido durante los primeros meses de la pandemia en una voz importante en referencia a los protocolos sanitarios) se pondrá pronto con No Sudden Move, que protagonizan Don Cheadle, Benicio del Toro, David Harbour, Ray Liotta y Jon Hamm, entre otros. Además de, se supone, ponerse en algún momento con los guiones que escribió durante su cuarentena, de la cual salió el libreto para una posible secuela de Sexo, mentiras y cintas de vídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.