fbpx

“¡Se acabó la quimio!”: Dani Rovira celebra el fin de su tratamiento con una cabeza de hipopótamo.

Dani Rovira, que el pasado mes de marzo revelaba que le habían diagnosticado un linfoma de Hodkin, ha comunicado a sus seguidores el final de su tratamiento de quimioterapia.

“¡Se acabó la quimio! 8 sesiones y 4 meses entre pecho y espalda”, empieza diciendo el actor, junto a una foto en la que cubre su cabeza con una máscara de hipopótamo que le da pie a explicar algunas de las secuelas que ha tenido este tratamiento en él. Eso sí, sin perder el humor que le caracteriza.

“Secuelas: pérdida de pelo, las venas de los brazos duras como bridas y cabeza de hipopótamo (de ésta última no me comentaron nada). Si a alguien más le ha pasado esto, que me escriba, con cuatro que seamos, organizamos un Tragabolas”, comenta el intérprete.

Ahora, Rovira arranca una nueva fase, con sesiones de radioterapia. “Esta semana empiezo a afrontar 18 sesiones de RADIO, una cada día. Aunque los linfomas han desaparecido, los médicos lo han decidido así por cauterizar y precaución”.

“A mediados de agosto, este mal sueño habrá acabado y podré retomar de nuevo ‘la normalidad’, si es que hay algo normal ya en este mundo”, detalla el actor.

Un futuro que afronta con optimismo. “Me queda la última pantalla del videojuego… Ojalá cuando acabe se me ponga cabeza de koala. Me gustan mucho los koalas”. Porque, a pesar de todo, dice: “La vida me sonríe, pero siempre espero que me suelte carcajadas”.

Por último, Rovira quiere mandar un mensaje de ánimo a todos aquellos que, como él, están batallando contra esta dura enfermedad. “Son [email protected] los que me están curando… Ánimo a [email protected] que están en la lucha. Tenemos unos médicos y un personal sanitario espectacular en este país. El resto es quererse y dejarse querer”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.