fbpx

Proponen erigir estatua de Bruce Lee por haber sido un progresista que combatió el racismo.

Las protestas contra el racismo que se están llevando a cabo en Estados Unidos se detonaron luego del asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd a manos de un policía, ello provocó que la comunidad negra del país levantara la voz, pero hace no mucho el presidente de los Estados Unidos alentó el racismo contra los asiáticos al referirse al Covid-19 como “virus chino”, es por ello que el nombre de un actor y artemarcialista adelantado a su tiempo ha vuelto a cobrar fuerza, Bruce Lee.

El actor conocido por películas como The Way of the Dragon, The Chinese Connection y Operación Dragón nunca ha perdido popularidad, pero el reciente estreno de Be Water (el primer documental de Bruce Lee dirigido por un asiático estadounidense) hizo que el público viera con nuevos ojos a la estrella del cine de artes marciales, no solo en su faceta de luchador y celebridad, sino como un ser humano que combatió el racismo.

Lee nació en San Francisco, sin embargo no hay una estatua en su honor en dicha ciudad, así que varios de sus admiradores están proponiendo que sea erigida en el pedestal vacío de donde fue retirada una estatua de Cristobal Colón cerca de la Torre Coit. La representación del navegante genovés fue retirada para que no la derribaran durante las protestas contra el racismo, y es muy probable que Colón no vuelva a ocupar ese sitio.

El coleccionista Jeff Chinn, quien colaboró en la creación de una placa conmemorativa de Bruce Lee en 1998 en el hospital donde nació, opinó que nadie merece más la estatua que el actor y dijo: “Muchas estatuas han sido derribadas a la fuerza debido a su historia racista, y en mi opinión, nadie va a tocar y derribar una estatua de Bruce Lee porque Bruce Lee reunió a personas de todas las razas”.

Chinn también participó en el documental Be Water y cree que gracias a éste las personas verán al artemarcialista como un icono de la lucha contra el racismo, porque “él estaba adelantado a su tiempo en muchas formas”. Por otro lado, el autor del libro Bruce Lee: A Life, Matthew Polly, reforzó lo dicho por Chinn en una entrevista manifestando: “Lo que Bruce Lee quería hacer era crear un héroe asiático, pero simplemente no existía. Solo había dos tipos de roles: Fu Manchu, el villano, y Charlie Chan, la minoría modelo”.

Un ciudadano de San Francisco, Matt Tolosa, recientemente inició en Facebook una campaña para poner una estatua de Bruce Lee y que sea reconocido en su ciudad natal. A Tolosa le parece que este es el momento adecuado para que se lleve a cabo el proyecto, pues en noviembre Lee cumpliría 80 años, y por lo que representa en estos tiempos, un ídolo de millones que estuvo adelantado a su tiempo y combatió contra el racismo. El historiador y coleccionista de Bruce Lee, Steve Palmer comentó al respecto: “Él representa, creo, el antirracismo. Realmente no le importaba de qué raza o etnia eras si querías aprender cómo ser mejor, cómo mejorarte a ti mismo”.

El año pasado la representación de Bruce Lee que hizo Quentin Tarantino en Había una vez en… Hollywood causó una gran controversia. El amigo y alumno del actor chino, Kareem Abdul-Jabbar, criticó al cineasta y dijo que era una representación racista de alguien que se mostraba siempre respetuoso y moderado en público. Una de las difamaciones de la cinta contra Lee era que se jactaba de poder vencer en un combate al boxeador Muhammad Ali, pero personas cercanas al actor negaron esa historia y aseguraron que Lee era un gran admirador de Ali.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.