fbpx

Perry hablará de Friends, sus amantes y mucho más.

El actor de 52 años de edad que personificó al ácido Chandler Bing en Friends, anunció que en noviembre saldrá a la venta su autobiografía, titulada Friends, Lovers and the Big Terrible Thing.

«Se ha escrito mucho sobre mí en el pasado y sentí que ya era hora de que la gente escuchara mi propia voz», expresó el actor Matthew Perry al adelantar que está ultimando los detalles de su autobiografía, que saldrá a la venta el primero de noviembre.

El actor, que se hizo famoso por interpretar a Chandler Bing en Friends, compartió en su cuenta de Twitter la portada de sus memorias, que llevarán por título Friends, Lovers and the Big Terrible Thing (Amigos, amantes y la gran terrible cosa). «Los altibajos fueron altos, los bajos fueron bajos. Pero he vivido para contarlo, aunque a veces parecía que no lo haría. Y todo está aquí», explicó Perry en aquella red.

El título, claro, hace alusión a la serie que marcó un antes y un después en su carrera, pero también a sus sonados romances con estrellas como Julia Roberts, Neve Campbell, Lauren Graham y Lizzy Caplan. Además, se espera que con aquella «gran terrible cosa» se refiera a sus problemas de adicción, que lo llevaron en más de una ocasión a la portada de los medios estadounidenses, pero con más dudas que certezas.

Fueron contadas las veces en las que el actor se refirió a sus problemas de salud y a los constantes cambios de peso que llamaron la atención de los medios desde los años noventa. Una de esas pocas veces en las que abordó el tema explicó que se volvió adicto a los analgésicos opiáceos tras padecer un fuerte accidente en su moto acuática en 1997.

Ese mismo año, Perry ingresó a rehabilitación por primera vez. «Tomaba 30 pastillas de Vicodin y un litro de vodka al día», reconoció. Y el mismo día que salió del hospital, estrelló su Porsche contra una casa que, afortunadamente, estaba vacía. No se encontraron drogas ni alcohol en el vehículo.

A lo largo de los años luchó por mantener la sobriedad, pero a comienzos del nuevo milenio los medios estadounidenses informaron que había desarrollado una adicción al alcohol y que, debido a aquel flagelo, debió ser hospitalizado por una pancreatitis. En aquel momento, los televidentes de Friends comenzaron a preocuparse el drástico cambio físico que experimentó entre la sexta y la séptima temporada de la exitosa serie sitcom.

Matthew Perry se sincerará sobre sus adicciones y los problemas que sufrió en Friends.

Años después, en 2001, tuvo que suspenderse la producción de la película Serving Sara porque Perry debió ser ingresado en un centro de rehabilitación privado. Tras un año de sobriedad, afirmó que ya se sentía listo para encarar de lleno sus problemas. En 2011, volvió a ser noticia luego de que el medio TMZ publicara un comunicado en el que el actor informaba que se alejaría del espectáculo para concentrarse en su rehabilitación. «Estoy haciendo planes para irme por un mes, para concentrarme en mi sobriedad y continuar con mi vida en recuperación. Por favor, disfruten burlándose de mí en Internet», afirmó con sarcasmo.

Dos años más tarde, en diálogo con People, habló de su dura batalla: «No podía parar», admitió, y agregó: «Con el tiempo las cosas se pusieron tan mal que no podía ocultarlo y todo el mundo lo sabía».

En 2021, Perry y sus antiguos compañeros (Courteney Cox, Lisa Kudrow, Jennifer Aniston, Matt LeBlanc y David Schwimmer) se reencontraron en los antiguos estudios de la serie en un programa especial emitido por HBO Max. Más allá de la emoción de los millones de fanáticos por ver de nuevo a los cinco protagonistas juntos, hubo dos cuestiones que acapararon la atención: la revelación de que el romance entre Ross y Rachel tuvo su correlato en la vida real y, otra vez, la apariencia y la actitud algo apagada de Perry.

Según informó el diario británico The Sun citando fuentes cercanas al actor, la actitud Perry, menos participativo y risueño que sus compañeros, se debió a que estaba todavía convaleciente de una intervención dental de urgencia a la que tuvo que someterse justo antes de rodar el especial.

«Cuando Matthew apareció en la reunión varios miembros de su equipo dijeron que se había sometido a una intervención de las muelas ese mismo día. Eso afectó a su bienestar y a cómo se sentía», explicó esa fuente al diario, que también destaca que «le dolía bastante» y que «por eso hablaba arrastrando las palabras». «Obviamente nadie quiere rodar tras una intervención así, pero pasó. Matthew quiere que la gente sepa que está sobrio y que no hay motivos para preocuparse», aseguró esta persona a The Sun.

Aún con estas dificultades, el actor protagonizó un par de momentos muy emotivos. El primero cuando reveló algo que no conocían ni siquiera sus otros cinco compañeros: la enorme presión casi obsesiva que sentía cada noche de rodaje en el set con pánico a que el público no se riera con sus chistes.

«Creía que me iba a morir si no se reían, empezaba a sudar y me daban convulsiones», reveló. «Nunca nos hablaste de eso», le respondió una conmovida y sorprendida Lisa Kudrow. Además, al final del especial, Perry aseguró que los vínculos creados durante aquellas 10 temporadas de rodaje perduran hoy en día y que, aunque el contacto no sea constante, siguen siendo familia cada vez que se encuentran en alguna fiesta y evento.

«Después de que se acabara la serie, si cualquiera de nosotros nos encontramos en una fiesta o evento social… Se acabó, ese era el final de la noche. Te quedabas a hablar con esa persona el resto de la noche. Te disculpabas con el resto de la gente, pero tenían que entender que te habías encontrado con alguien muy especial para vos y que ibas a pasar hablando con él el resto de la noche», relató antes de decir que «se iba a poner a llorar».

EL TRECE Señal de Prueba TELE Señal de Prueba TPV antena 3
 
opcion 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.