fbpx

Muere Christopher Plummer a los 91 años en Connecticut.

Christopher Plummer, el elegante actor que interpretó al capitán von Trapp en el clásico del cine La novicia rebelde y a los 82 años pasó a ser el actor de mayor edad en recibir un premio Oscar, falleció ayer a los 91 años.

Plummer murió en su casa en Connecticut acompañado por su esposa, Elaine Taylor.

A lo largo de más de 50 años de trayectoria, Plummer trabajó en proyectos tan variados como la película La chica del dragón tatuado, la cinta animada Up, en la que hizo la voz del villano, y la obra de Broadway Inherit the Wind, como un astuto abogado.

El papel del patriarca de los von Trapp en 1965, que interpretó junto a Julie Andrews, fue el que lo proyectó al estrellato. Un personaje que lamentó como “sin sentido del humor y unidimensional”.

Pese al éxito mundial, Plummer dijo en público que despreciaba el filme, y consideró que su papel fue muy “empalagoso” en una entrevista de 2011.

Tras conocerse la noticia de su fallecimiento, Andrews dijo en un comunicado que atesora los recuerdos de su trabajo juntos “y todo el humor y la diversión que hemos compartido a lo largo de los años”.

Christopher luego moderó sus críticas, y dijo en 2015, que la película fue “el último reducto de paz e inocencia en tiempos muy cínicos”.

Plummer nunca buscaba papeles protagónicos pese a su pelo gris, su buena apariencia y su leve acento inglés. Prefería los papeles de carácter, que consideraba más sustanciosos. Su libro de memorias de 2012 se tituló In Spite of Myself.

Plummer tuvo un renacimiento notable en el cine ya de adulto mayor, empezando con su aclamada actuación como Mike Wallace en la película de Michael Mann de 1999 The Insider, y continuando con filmes como Una mente brillante de 2001 y La última estación de 2009, cuyo papel de un deteriorado Tolstoi le mereció una nominación al Oscar.

En 2012 ganó el premio de la Academia al Mejor Actor de Reparto por su trabajo en Beginners.

El 2017, Plummer reemplazó a Kevin Spacey en Todo el dinero del mundo, apenas seis semanas antes de su estreno cinematográfico. La decisión fue validada oficialmente de la mejor manera posible: con una nominación al Oscar, su tercera, como Mejor Actor de Reparto.

Recientemente tuvo un papel protagónico en Entre navajas y secretos, junto a Daniel Craig, Chris Evans y Jamie Lee Curtis.

El director de esa película, Rian Johnson, dijo que Plummer era “una leyenda que amaba su arte, y era todo un caballero”.

El actor nacido en Canadá interpretó la mayoría de los grandes papeles de Shakespeare, incluyendo Hamlet, Iago, Otelo, Próspero, Enrique V y un impactante Rey Lear en el Lincoln Center en 2004. Era un astro frecuente en el Festival de Stratford de Shakespeare en Canadá.

“Me he vuelto más y más simple interpretando Shakespeare”, dijo en 2007. “No soy tan extravagante como solía ser. Ya no escucho tanto mi voz. Todas las dificultades de interpretar los clásicos —te puedes enamorar de ti mismo—”.

Ganó dos premios Tony. El primero en 1974 como Mejor Actor en un musical por Cyrano, y el segundo en 1997 por su representación en Barrymore. También recibió dos Emmy.

Plummer, cuyo nombre completo era Arthur Christopher Orme Plummer, nació en Toronto. Su bisabuelo materno fue el primer ministro canadiense Sir John Abbott. Sus padres se divorciaron cuando era apenas un bebé; lo criaron su madre y sus tías.

Plummer comenzó su carrera en el teatro y la radio en Canadá en la década de 1940 y debutó en Broadway en 1954 en The Starcross Story. Siendo aún relativamente desconocido, le dieron el papel de Hamlet en una puesta de 1963 coestelarizada por Robert Shaw y Michael Caine. La pieza fue grabada por la BBC en el Castillo de Elsinore en Dinamarca, donde la obra transcurre, y transmitida en 1964.

Plummer se casó en 1956 con la actriz Tammy Grimes, con quien tuvo una hija, la actriz Amanda Plummer. La pareja se divorció en 1960. Un subsiguiente matrimonio de cinco años con Patricia Lewis terminó en 1967. Plummer se casó en 1970 por tercera y última vez con Taylor, una bailarina a la que acreditó el haberlo ayudado a superar un problema de alcohol.

Plummer recibió el máximo honor que otorga su país natal a un civil al ser nombrado Compañero de la Orden de Canadá por la reina Isabel II en 1968.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.