fbpx

McConaughey revela que fue abusado sexualmente.

No se puede negar que Matthew McConaughey se ha ganado su lugar dentro de la historia del cine. Aunque siempre tuvo papeles en cintas serias como Tiempo de Matar, lo cierto es que hubo un momento en que sólo era conocido por comedias románticas como Soltero en Casa y Cómo Perder a un Hombre en 10 Días. Después de trabajar mucho para quitarse de encima esa imagen de rompecorazones el actor ahora goza de una reputación tan buena que puede tomarse su tiempo para elegir su siguiente papel.

El ganador del Óscar por la cinta El Club de los Desahuciados se ha involucrado en diversos géneros y con directores emblemáticos, pero ahora presenta una nueva faceta al publicar su autobiografía llamada Greenlights, cuyo desarrollo tomó bastante tiempo y organización.

McConaughey explica que el título del libro hace referencia a las intersecciones que te presenta la vida y que, al igual que un semáforo, indican si debes pausar, detenerte o avanzar. La intención principal era la de compartir su visión de la vida y de cómo vale la pena vivirla a pesar de aquellos momentos trágicos que pueden cambiar tu perspectiva de las cosas, así que no es de extrañar que el actor se abra por completo para contarnos momentos amorosos, pero también oscuros.

Con una sinceridad que se respeta, el actor escribe sobre toda su vida, dejando su carrera en Hollywood como un elemento más de sus años y no como eje central de su historia. De hecho, uno de los instantes más reveladores está muy lejos de su labor como actor, cuando sólo era un adolescente. McConaughey revela que fue abusado sexualmente en varios momentos de su juventud.

Según relata, su primera experiencia sexual a los quince años no fue para nada consensual: “Fui chantajeado para tener sexo por primera vez cuando tenía 15. Estaba seguro de que me iría al infierno por el sexo prematrimonial. Ahora estoy meramente seguro de que espero que ese no sea el caso”.

El actor agrega que más adelante fue agredido sexualmente por un hombre cuando tenía dieciocho años y se encontraba inconsciente en la parte trasera de una camioneta. A pesar de la naturaleza de estas agresiones, él no se considera una víctima y toma las experiencias como parte de un todo que lo mantienen optimista ante la vida: “Nunca me he sentido como una víctima. Tengo muchas pruebas de que el mundo conspira para hacerme feliz”.

Para él todo se trata de momentos que ayudan a crecer y esa visión fue justamente lo que lo llevó a escribir el libro. Aunque la idea de explorar su pasado y leer de nuevo sus diarios le parecía aterradora, la llegada de los cincuenta se volvió la perfecta excusa para trabajar y repasar sus decisiones de vida.

El libro abarca momentos complicados, como la relación entre sus padres y la que él mismo tuvo con su padre antes y después de que falleciera. Así como momentos de esperanza y aprendizaje ocurridos en su relación con Camila Alves, con quien comparte tres hijos. Al final, el actor reconoce que, aunque las respuestas han cambiado a lo largo de los años, se sigue haciendo las mismas preguntas que cuando era un niño, sobre su existencia y qué dejamos como legado cuando nos vamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.