Hollywood llora a Alan Parker.

Cineasta de gran versatilidad y popularidad, Parker falleció este viernes 31 tras luchar contra una larga enfermedad y luego de una inactividad de casi 20 años.

Fue un director clave de las décadas de 1970, 1980 y 1990. Sin embargo, luego de rodar en 2003 La vida de David Gale, dejó de filmar. Hoy, el British Film Institute confirmó su muerte.

Desde su elogiado debut con Bugsy Malone (1976), Parker construyó una carrera con más éxitos que fracasos. Su segundo largometraje para cine (también incursionó en la TV), Expreso de Medianoche (1978), le valió su primera nominación al Oscar como Director, aunque las dos estatuillas fueron para Oliver Stone por su guion y a Giorgio Moroder por la música.

Los éxitos masivos continuaron con Fama (1980) y Pink Floyd: The Wall (1982), dos icónicas películas de los ’80 que se convertirían en clásicos generacionales, y luego vinieron Birdy (1984), Corazón Diabólico (1987), con Mickey Rourke, Lisa Bonet y Robert De Niro, y Mississippi en Llamas (1988), que le valió su segunda nominación al Oscar como director.

Los ’90 los arrancó con el subvalorado musical soulero ambientado en Irlanda, The Commitments, y su fructífera colaboración en videoclips y películas con Madonna decantó en Evita, que -más allá de las polémicas ideológicas sobre todo en la Argentina- le permitió conseguir una nominación al Globo de Oro. Antonio Banderas como Ché y Jonathan Pryce como Perón completaron el elenco de este guion en el que volvió a trabajar con Oliver Stone a partir de la ópera rock original de Tim Rice y Andrew Lloyd Webber.

Compitió en Cannes con Bugsy Malone, Expreso de Medianoche, Shoot the Moon, Birdie (este film con Matthew Modine y Nicolas Cage ganó el Gran Premio del Jurado) y Come See Paradise, con Dennis Quaid y Tamyln Tomita, mientras que también participó en la sección principal de la Berlinale con Mississippi en Llamas, protagonizada por con Gene Hackman y Willem Dafoe, y La Vida de David Gale.

Tras una exitosa carrera en el mundo de la publicidad y de incursionar como guionista en Melody (1971), Parker decidió dedicarse a la realización de proyectos propios. Fue reconocido con el BAFTA (los Oscar británicos) en varias ocasiones: por el guion de Bugsy Malone, por la dirección de Expreso de Medianoche y por partida doble (mejor película y dirección por The Commitments). En 2013 fue condecorado por toda su carrera por parte de sus colegas de la industria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *