“Grandes Espías” una historia que ya han hecho Arnold Schwarzenegger, Vin Diesel y Dwayne Johnson

En este capítulo tenemos una historia que ya han hecho Arnold Schwarzenegger, Vin Diesel y Dwayne “La Roca” Johnson: ahora le toca a Dave Bautista convertirse en el experto en acción que descubre su lado tierno. Hoy en la pantalla de Cinemagazin hablaremos de Grandes Espías.

A Dave Bautista le llegó la hora de cumplir con una las tantas reglas no escritas de Hollywood: si un actor musculoso, con pinta de recio y asociado al cine de acción quiere suavizar su imagen, nada mejor que incursionar en una comedia familiar –tanto mejor si, además, tiene alguna subtrama policial– con una niñita encantadora como acompañante. Bien lo saben Vin Diesel, que allá por 2005 filmó Niñera a prueba de balas, o Dwayne “La Roca” Johnson, que a falta de una tiene dos películas de este estilo, Papá por sorpresa (2007) y Hada por accidente (2010). Incluso el mismísimo Arnold Schwarzenegger fue maestro en un jardín infantil en Un detective en el kínder (1990). En todas ellas el punto de partida es similar: el protagonista, casi siempre un ex o actual miembro de alguna fuerza de seguridad, debe infiltrarse en un ámbito infantil para una misión. Grandes espías es una muestra cabal de este tipo de películas, una comedia simple y predecible en la que un fortachón descubre que debajo de su cuerpo voluminoso hay un ser tierno y querible.

Esta es película, que intenta jugar con el absurdo y con que el espectador sea cómplice de algunas situaciones, que de darse en filmes serios, serian de esos factores que hacen que uno le termine bajando la nota final; en ese caso, Grandes Espías es bastante autoconsciente, y depende bastante de nosotros para disfrutarla o no.

Esta es una cinta, que después de su primer minuto y tras presentar su conflicto principal, deja de lado los giros argumentales, las sorpresas, el suspenso, incluso las secuencias de “espionaje” o de acción terminan siendo realmente decepcionantes.

Otras de las cosas negativas: es que muchos de los gags no causan gracia. De hecho, los que funcionan son los que hacen alusión a la cultura pop contemporánea, porque los que corresponden a la propia película, no pasan de caídas, acción exagerada o personajes estereotipados llevados al extremo de lo ridículo.

Grandes Espías es una película perfecta para ir con la familia. Sin pretensiones, con chistes flojos para los más chicos y algunos para los adultos; y con una buena pareja protagonista; es de esos filmes que ya con el afiche nos cuenta todo lo que debemos saber antes de entrar a la sala de cine.

Nuestra calificación es 3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *