Francis Ford Coppola niega declaraciones de abuso de Winona Ryder.

Esta semana se dio a conocer una declaración de Winona Ryder en la que reveló uno de los métodos un tanto abusivos que el director Francis Ford Coppola utilizó para hacerla llorar en una escena de Drácula. Pero ahora, el director ha negado lo declarado por la actriz.

En una entrevista, Winona Ryder dijo que Francis Ford Coppola había dado la instrucción de insultarla para que llorara durante una escena porque, al tener problemas para llorar en las escenas, creyó que tenía que recurrir a insultarla para lograrlo. El director se paró frente a la cámara y, según lo que la actriz manifiesta, gritó «¡Puta!» a Ryder para ofenderla y hacerla llorar, pero no funcionó, por lo que Coppola intentó que los miembros masculinos del elenco de la película se unieran a él para hacerla llorar. Ante esta instrucción, Keanu Reeves se negó a insultar a su compañera.

«Para ponerlo en contexto, se supone que debía estar llorando. Literalmente, Richard E. Grant, Anthony Hopkins, Keanu Reeves… Francis estaba tratando de hacer que todos gritaran cosas que me hicieran llorar. Pero Keanu no lo hizo, Anthony no lo hizo. Simplemente no funcionó. Yo pensaba, ¿en serio? De alguna manera produjo lo contrario».

Ahora, Coppola ha negado las declaraciones de Winona Ryder y dijo: “Si bien creo que Winona es una actriz maravillosa, el incidente que describió no es cómo sucedió, y gritar o abusar de las personas no es algo que yo haga como persona o como cineasta.

En esta situación, que recuerdo claramente, le indiqué a Gary Oldman, en el personaje de Drácula, que le susurrara palabras improvisadas a ella y a los otros personajes, haciéndolos tan horribles y malvados como pudo. No sé lo que se dijo, pero la improvisación es una práctica cinematográfica común”.

Ahora, en respuesta a lo anterior, un portavoz de Winona Ryder dijo en un comunicado que la actriz corroboró la versión de los hechos de Coppola, mismos con los que estuvo de acuerdo.

Y el portavoz ha declarado: “Le pidió a los actores que, en personaje, le dijeran cosas horribles a Winona como una técnica para ayudarla a llorar por la escena. Aunque esa técnica no funcionó para ella, ella lo ama y lo respeta y considera que es un gran privilegio haber trabajado con él”.

Así que al final de todo, esa situación, quedó en un malentendido que afortunadamente ha sido resuelto y que se ha dado a conocer públicamente 30 años después de la grabación de la película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *