fbpx

“El poder del perro” y Jane Campion se coronan en los Bafta.

La cinta australiana El poder del perro ha logrado este domingo el galardón a la mejor película en los Bafta, los premios del cine británico, y su directora, Jane Campion, ha sido distinguida como mejor realizadora, en una gala celebrada en el Royal Albert Hall de Londres, conducida para la actriz Rebel Wilson, y que ha supuesta una vuelta a la normalidad tras la edición virtual del pasado año por la COVID.

La actriz y cómica australiana ha llevado la batuta en una ceremonia que ha servido como homenaje a los sesenta años de la saga de James Bond y que ha abierto la espectacular Shirley Bassey con una cautivadora interpretación de “Diamons Are Forever”, una de las canciones más icónicas de la saga cinematográfica del agente secreto.

El poder del perro, un oscuro ‘western’ protagonizado por Benedict Cumberbatch que ya triunfó en los Globos de Oro, se ha impuesto en las dos categorías más importantes y se postula como una de las grandes favoritas a los Oscar, a los que acude con 12 nominaciones.

Jane Campion se convierte, de este modo, en la tercera mujer en la historia en ganar el premio a mejor dirección, tras Chloé Zhao, en 2021 por Nomadland, y Kathryn Bigelow, por Zona de miedo (The Hurt Locker), en 2010.

La directora neozelandesa no ha estado presente en la gala y ha sido Cumberbatch quien ha redibido la máscara dorada y ha leído un discurso escrito por la cineasta: “Gracias por recoger este premio por mí, aunque en realidad es parte de todos porque, como bien saben, recibí mucha ayuda de parte de ustedes, los actores de la película”.

El poder del perro, basada en la novela de Thomas Savege de 1967, se ha impuesto como mejor película a Belfast, No mires arriba, Licorice Pizza y Dune, que se alzó con cinco premios tras recibir 11 nominaciones, aunque todos ellos en categorías ‘técnicas’: mejor fotografía, mejor diseño de producción, mejor banda sonora, mejor sonido y mejores efectos especiales.

El premio en la categoría de mejor película de habla no inglesa, le ha correspondido a la japonesa Drive my car. La cinta dirigida por Ryûsuke Hamaguchi se llevó el premio frente a largometrajes como Madres paralelas de Almodovar; Fue la mano de Dios, de Paolo Sorrentino; Petite Maman, de Céline Sciamma, y La peor persona del mundo, de Joachim Trier.

El premio a la mejor actriz protagonista ha sido para la británica Joanna Scanlan, por su interpretación de Mary Hussain en la película Después del amor, mientras que Will Smith ha ganado el Bafta a mejor actor protagonista por su interpretación de Richard Williams, padre de las hermanas Williams, en El método Williams.

Smith, que había sido nominado por primera vez en los premios de la Academia del Cine Británico, suma este Bafta al Globo de Oro que ganó hace unas semanas y toma ventaja en la carrera por el Óscar, para el que también está nominado en la categoría de mejor actor principal. El actor estadounidense no ha estado presente en la gala, por lo que no ha recogido su premio, anunciado por la mexicana Salma Hayek.

Troy Kotsur ha conseguido el premio al mejor actor de reparto por CODA, una historia sobre una familia con problemas auditivos y se convierte en el primer intérprete sordo en ganar un premio principal en los Bafta, y podría repetir en los Oscar, a los que también está nominado. Kotsur ha protagonizado uno de los momentos más emotivos de la gala, al subir al escenario llevado por los aplausos en lenguaje de signos de sus compañeros. “Y si necesitan que el próximo James Bond sea sordo, también puedo serlo”, ha bromeado.

Mientras que Ariana Bosse se ha alzado con el de mejor actriz de reparto por West side story, el ‘remake’ del clásico musical dirigido por Steven Spielberg. La película de Disney Encanto, un musical animado sobre una peculiar familia de Colombia, ha logrado el Bafta a mejor película de animación en la única categoría en la que estaba nominada. Belfast , de Kenneth Branagh, se ha tenido que conformar con el premio a mejor filme británico, que ha recogido el director norirlandés. “El cine en la gran pantalla está vivo. Gracias por apoyarlo, tendrán que vivir juntos”, ha afirmado Branagh.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.