fbpx

El cine y la TV tendrán cambios drásticos tras el Covid-19: no peleas, no sexo, no guiones impresos.

Tal como se ha venido anunciando desde hace meses, la pandemia global de Covid-19 tendrá un impacto significativo en las futuras producciones para cine y televisión; esto implica que las nuevas normas para llevar a cabo una película o programa serán bastante restrictivas en algunos aspectos, lo que obligará a los estudios a cambiar muchas prácticas que han estado presentes por generaciones.

Este 12 de junio los estudios podrán continuar trabajando en Hollywood en las numerosas producciones que se vieron detenidas de forma abrupta hace meses, pero éstas deberán ser aprobadas por expertos en salud pública, y luego seguir el libro blanco que contiene las recomendaciones para continuar con la labor. El documento fue realizado por los sindicatos de Hollywood y la Alliance of Motion Picture and Television Producers y fue enviado al gobierno de California y Nueva York para que los protocolos sean respetados.

Ya se ha comentado que las escenas de sexo se reducirán y cuando sean necesarias se crearán con ayuda de efectos generados por computadora (CGI), pero el documento también contempla las escenas de pelea, por el contacto físico que ellas implican.

Para evitar el contacto físico se recomienda hacer los cambios que sean necesarios en el guión, lo que implica que los escritores deben tener muy en cuenta estas reglas a la hora de contar historias. Cuando sea indispensable para obra cierto tipo de escena con bastante contacto físico se sugiere apoyarse en los efectos especiales.

En los programas de televisión se dejarán de utilizar audiencias en vivo en el estudio, en casos como las sitcoms y los programas de media noche, aunque no es una práctica prohibida del todo, se recomienda que un público en vivo debe mantener su distancia, utilizar máscara, monitorear los posibles síntomas del Covid-19 y mantener una barrera física entre el público y el elenco y el personal técnico de la grabación.

Otro aspecto esencial para cumplir con el distanciamiento es dejar atrás los documentos impresos, o reducirlos al mínimo. Los guiones electrónicos deben ser considerados como la mejor opción, y cuando tener uno en formato impreso sea inevitable, no debe pasar por muchas manos sino estar asignado a un grupo específico de individuos. Además de los guiones, otros documentos como las hojas de llamado, listas del elenco y reportes, serán sustituidos por versiones digitales de ser posible.

También los días de trabajo se tendrán que reducir, idea respaldada por el International Cinematographers Guild en su propio documento de lineamientos para la reanudación de producciones cinematográficas y televisivas. Estas recomendaciones no solo significan un cambio profundo en la forma de realizar obras audiviosuales, también significan que los costos aumentarán para los grandes estudios, lo que los obligará a buscar todas las posibles vías de ahorro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.