fbpx

Doom y The Elder Scrolls ya son propiedad de Microsoft.

Mediante unos miles de millones de dólares, Microsoft se apoderará de las franquicias de videojuegos Doom y The Elder Scrolls, entre otras. En realidad, esto será únicamente un efecto colateral de una transacción mucho mayor, que es la compra de ZeniMax Media por parte de la empresa fundada por Bill Gates.

De acuerdo a un comunicado oficial, Microsoft adquirirá la compañía de videojuegos ZeniMax Media por una suma de $7,500 millones de dólares.

De esta manera, la multimillonaria empresa detrás de las consolas Xbox se adueñará del célebre desarrollador Bethesda Softworks (propiedad de ZeniaMax) y de todos sus aclamados títulos. Entre ellos figuran las franquicias The Elder Scrolls, Fallout, Doom, Quake, Wolfenstein y Dishonored.

«Este es un día emocionante para esta empresa, para nuestros empleados y para nuestros fans», declaró Robert A. Altman, CEO de Bethesda. «Hemos disfrutado de una estrecha asociación con Microsoft durante décadas, y este acuerdo es una progresión natural de aquellos años trabajando juntos. Los grandes ganadores de hoy son nuestros fans. Continuamos desarrollando nuestra lista de videojuegos AAA, pero ahora, con la escala de Microsoft y el conjunto completo de Game Stack, nuestros juegos sólo pueden mejorar.»

Con la anunciada compra, asimismo Microsoft crecerá de 15 a 23 equipos creativos de estudio y tomará el control de oficinas editoriales y estudios de desarrollo esparcidos por todo el mundo, con más de 2,300 empleados. Además de Bethesda Softworks, otros desarrolladores adquiridos por la multinacional serán Arkane, MachineGames, Tango Gameworks, Alpha Dog y Roundhouse Studios.

Se espera que la adquisición ZeniMax Media se cierre en la segunda mitad del 2021.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.