fbpx

Caviezel confirma: ‘La Pasión de Cristo 2’ está en marcha.

En 2004, hace más de quince años, La Pasión de Cristo dirigida por Mel Gibson fue todo un fenómeno de taquilla, amasando 400 millones de dólares solo en el mercado estadounidense mientras su visión del Mesías era analizada a lo largo y ancho del mundo. Desde entonces Gibson solo ha dirigido dos películas (aunque hayan sido dos obras tan contundentes como Apocalypto y Hasta el último hombre), y a cada tanto ha resurgido el rumor de que estaba trabajando en una secuela de La Pasión.

En los últimos años se ha llegado a confirmar que Jim Caviezel retomaría el papel de Jesucristo y que el título sería La pasión de Cristo: Resurrección, pero a la producción parece costarle ponerse en marcha. Su director ha sido tanteado, sin ir más lejos, para ponerse con una nueva versión de Grupo salvaje, pero podemos estar seguros de que Gibson no ha perdido el interés en continuar con su epopeya bíblica.

Así lo asegura Caviezel, de hecho. El actor pudo hablar largo y tendido sobre el estado del proyecto, que parece lejos de comenzar oficialmente, pero nunca se ha llegado a detener. “Mel Gibson acaba de enviarme la tercera versión, el tercer borrador. Está en marcha”, contaba, para a continuación dar muestra de su entusiasmo por el proyecto: “Se llama La pasión de Cristo: Resurrección. Será la película más grande en la historia del mundo”.

Es probable que con estas palabras Caviezel no se refiera tanto al tamaño de la producción como a los temas tratados, que navegan a fin de cuentas en un fenómeno tan amplio como el cristianismo. Al hilo de la cuestión religiosa, Caviezel muestra sus deseos de que Gibson retome las grandes producciones dedicadas a ella en un Hollywood que hace tiempo perdió el interés, pero que el éxito de una nueva Los diez mandamientos podría despertar.

También se muestra confiado en que, una vez se estrene (no hay fechas barajadas), la película causará una gran polémica a cuenta del modo en que retrate los tres días previos a la resurrección de Cristo, concebidos de un modo u otro según profeses el catolicismo o sigas el evangelio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.