“Bloodshot”, una película por momentos aburrida y está repleta de efectos de computador

Bloodshot

La trama gira alrededor de un “patriota” norteamericano, quien termina secuestrado por un demente, que lo asesina a él y a su gran amor. Allí aparece entonces un científico misterioso y su mano derecha, que lo traen de vuelta a la vida pero en una “versión mejorada”. No pasará mucho tiempo hasta que el amnésico personaje, recuerde los pormenores de la muerte de su amada y parte en pos de su venganza.

Lo mejor que puede decirse de Bloodshot es que es más una película de acción muy comercial con algo de thriller y poco de ciencia ficción. Esta es la ópera prima de David S.F. Wilson, protagonizada por un Vin Diesel, es una especie de remake de la excelente Upgrade (2018) de Leigh Whannell, la cual a su vez era una reinterpretación de aquella primigenia RoboCop (1987) de Paul Verhoeven.

La película es por momentos aburrida y está repleta de efectos de computador y cámaras lentas por igual, sin siquiera llegar al nivel de su similar Soldado Universal (Universal Soldier, 1992), que protagonizarán Jean-Claude Van Damme y Dolph Lundgren.

Esta historia, que ya se ha contado más de una vez, sigue al pie de la letra las reglas básicas del formato del militarismo sintético y la manipulación psicológica/ emocional y rápidamente nos revela que todo se trata de una gran mentira para convertir al adalid en cuestión en un sicario al servicio de intereses particulares.

Este filme desaprovechó cuestionar o tocar de fondo temas como el poder económico e informático, que en mayor o menor grado si hicieron Upgrade y RoboCop.

En vez de apostar por secuencias de acción un poco más realistas y/ o cercanas a nuestra materialidad cotidiana, Bloodshot abusa del recurso digital en cada escena pirotécnica y para colmo la profusión de cámaras lentas -recurso aparentemente para hacer retrospectivas- no hace otra cosa que subrayar la facilidad de querer imitar videojuegos. Y para ser sinceros, existen videojuegos en el mercado actual, que superan por mucho al apartado visual de la presente realización. No faltan el cliché del personaje psicótico, en este caso un militar que perdió sus dos piernas en combate, la presencia cómica de un genio de las computadoras que ayuda al héroe, ni tampoco faltó el giro narrativo en el que el villano cambia de bando porque de golpe le “creció” la conciencia.

En esta realización el espectador va encontrar también similitudes con El Vengador del Futuro (Total Recall, 1990).

Nuestra calificación para esta película es de 3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *