fbpx

76 Days, documental del brote en Wuhan, impacta en TIFF.

Cualquiera que haya estado vivo durante la pandemia de COVID-19 sabe lo que es sentir el miedo de contraer la enfermedad, perder a un ser querido y, por supuesto, la angustia del encierro y la imposibilidad de llevar una vida pública como la que conocíamos. No obstante, la pandemia comenzó en China mucho antes de que el mundo tuviera idea de qué iba esta enfermedad y cuáles eran las mejores opciones para combatirla. 76 Days, documental que recientemente se estrenó el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), retrata cómo fue el brote de coronavirus en Wuhan, en medio de la incertidumbre y la angustia provocada por este implacable virus.

Hao Wu es la persona detrás de 76 Days, junto a los codirectores Weixi Chen y un reportero local que prefirió mantenerse anónimo para proteger su identidad. El documental presenta imágenes de cuatro hospitales de Wuhan durante los dos meses y medio de cuarentena. No hay un narrador, sólo una mirada directa a lucha por la supervivencia; mientras el personal médico intenta comprender en tiempo real qué es el COVID-19 en un área donde el flujo de información estaba fuertemente controlado por el gobierno de China.

“Sabía desde el comienzo de 76 Days que sería difícil para la audiencia seguir a los personajes”, reveló Wu a los medios de comunicación. El documental presenta a médicos y enfermeras de Wuhan irreconocibles para sus pacientes y la audiencia, dado que todos utilizan equipo de protección personal de pies a cabeza, incluidos trajes de materiales peligrosos, guantes, mascarillas y viseras. Por lo tanto, el filme se centra menos en protagonistas y sí en el uso de historias muy emocionales para impulsar la narrativa. Como en la escena de apertura, donde una mujer joven suplica despedirse de su padre, mientras su cadáver es sacado de la unidad de cuidados intensivos en una bolsa negra.

Incluso los codirectores tuvieron que llevar consigo todo el equipo médico necesario para grabar la película. El documental también tiene otros momentos angustiantes como la escena en que un abuelo con demencia senil intenta irse a su casa repetidas veces porque no comprende que tiene el virus o el trabajo de una enfermera que se aferra por devolverles a los familiares de los fallecidos sus objetos personales.

Wu, quien no pudo asistir al estreno de 76 Days por la situación actual de la pandemia en Nueva York, le dijo a la prensa que no hizo esta película para refutar o afirmar las teorías de conspiración en torno al origen de COVID-19 en los laboratorios de Wuhan, sino para que el público de otras partes del mundo vea que en todas partes la situación es similar:

“No creo que esta película tenga nada que refutar esas teorías de la conspiración. La gente seguirá creyendo todo lo que lean. Mi intención es que los espectadores se centren más en cómo en todo el mundo estamos lidiando con COVID de manera similar, en lugar de manera diferente. Mi película tiene como objetivo centrar nuestra energía en cómo todos podemos soportar y sobrevivir a la pandemia y volvernos más fuertes”.

76 Days es la proyección del TIFF 2020 que más ha impactado. El periodista Kevin Fallon escribió para Daily Beast, en su artículo titulado “The Real-Life Horror Film Set During Wuhan’s 76-Day COVID-19 Lockdown” (La película de terror de la vida real ambientada durante el bloqueo de COVID-19 de 76 días en Wuhan), que el filme transmite al espectador lo angustioso y traumático de la situación dentro de los hospitales en Wuhan, pero a la larga es reconfortante ver que el trabajo de todo el personal médico va teniendo resultados. Por el momento no hay una fecha de distribución y lanzamiento de 76 Days en más países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.