Julia Roberts no filmó el oscuro final del primer guion; Rebecca Schaeffer, la primera opción para interpretar el papel principal, fue asesinada… Hay numerosas anécdotas de este clásico de los 90.

Es el cuento de hadas por excelencia del cine de los noventa. Y aunque hoy, con la perspectiva del treinta aniversario de su estreno, se mira con reservas la historia de ese millonario aficionado a la prostitución, «Pretty Woman» sigue siendo una de las películas favoritas de la audiencia. Pero la historia que conocemos poco se parece a la que se escribió en el primer guion. Ni siquiera la protagonista, Julia Roberts, estaba en los planes originales de los productores.

«Hace muchísimos años hice una audición para una película llamada “3.000”, que por si alguien no lo sabe, era el título del guión original de “Pretty woman”. Pero aquella versión tenía un final bastante más duro», contó Julia Roberts hace unos años. Cuando la actriz -que tras este filme se convertiría en la sonrisa de America- recibió una copia del guion original se dio cuenta de que el final de Vivian era muchísimo más trágico de lo que podía esperar. Un punto de crudeza tan alto que la actriz no quería hacer el papel porque no se encontraba cómoda con la situación que tendría que vivir en la cinta: «No tenía ningún interés en estar en una película como esa. Y eso que a mí sí me dieron el papel».

En esa primera versión de «3.000», tras la buena sintonía entre el personaje de Gere y Roberts, el cuento de hadas se convertía en una pesadilla. En la escena final aparecereían ambos en el carro del magnate cuando, llegado el momento, Edward Lewis empujaría del vehículo a Vivian para que saliera. Lewis le lanzaría por la ventana un fajo de billetes para pagarle los servicios prestados y Vivian acabaría tirada en un callejón abandonado y oscuro, regresando a los orígenes de donde provenía al principio de la cinta. Con ese dinero, esos «3.000» dólares a los que hacía referencia el título, el personaje de Julia Roberts invitaba a una compañera a una noche de fiesta para olvidarse del cruel mundo que les había tocado vivir. Pero esa fiesta acabaría mal: una sobredosis le costaría la vida a Vivian.

Sin embargo, un golpe de suerte permitió que esta versión no fuera rodada y que Julia Roberts pudiera continuar dentro de «Pretty woman». «El estudio que iba a producirla quebró y tres días después de que me dijeran que me habían seleccionado me quedé sin trabajo», recuerda. Este hecho, en un primer momento, no le importó demasiado, ante la situación en la que se quedaba su personaje. «Me dijeron que antes de cerrar Disney les había comprado el guion y yo pensé que qué demonios iba a hacer Disney con esa historia. ¿Animarla? En serio, aquella película era lo menos Disney que he leído nunca», recuerda la actriz.

En otra entrevista, el expresidente de Disney, Jeffrey Katzenberg, confirmó esta versión. Lo contaba la agencia Europa Press hace unos años: «Pasamos mucho tiempo debatiendo sobre el final -dijo Katzenberg-, en la versión original del guión ella moría de sobredosis». Así que, con el guion en manos de Disney, todo se dulcificó. Hicieron una película para todos los públicos, y para ello cnfiaron en el director Garry Marshall.

Una vez con el guion en su poder, Marshall, al que la actriz define como «un ser humano maravilloso», contactó con Roberts para volver a ofrecerle el papel, al saber que había sido la elegida por la anterior productora para hacer de Vivian. «Pero resulta que no solo me volvió a ofrecer la película, sino que habían cambiado también el guion hasta convertirlo en algo que realmente entraba en mi zona de confort», dijo Julia Roberts en su entrevista. De esta forma, la intérprete pudo dar vida a ese personaje que conquistó a medio mundo, que sigue enamorando a jóvenes y adultos y que le recompensó con el Globo de Oro a mejor actriz y la nominación al Oscar.

Aunque finalmente fue Julia Roberts quien protagonizó «Pretty Woman», no fue la primera actriz en la que se pensó para el papel de Vivian. Rebecca Schaeffer le precedía en la lista de candidatas para representar el icónico personaje. La intérprete de 21 años contaba con un carrera en plena ebullición y el filme de Garry Marshall parecía ser la oportunidad perfecta para ganarse el reconocimiento de Hollywood. Sin embargo, un acosador acabó con su vida de un disparo. Una tragedia que conmocionó a Hollywood.